Lejos en el tiempo quedó aquella época donde conseguir un préstamo se convertía en una especie de ritual. Había que dar una buena impresión con una vestimenta prolija y convencer al banco sobre el por qué eras digno de obtener tal privilegio. Hoy, gracias a la tecnología, las facilidades de Internet y la globalización, cambió bastante el paradigma sobre conseguirlos, aunque claro, los motivos siguen siendo los mismos que en los viejos tiempos: comprar la primera casa, cambiar el carro, saldar deudas o simplemente hacer un viaje para visitar a un pariente.

Según una encuesta realizada por el Grupo de Economía de la Salud (GES) de la Universidad de Antioquia, en 1758 hogares se confirmó que, como consecuencia de la cuarentena en el país por la pandemia, el 60% tuvo que acudir a préstamos por urgencias económicas. Bajo el mismo parámetro, los números indican que de cada 100 hogares con ingresos menores al millón de pesos, 62 solicitaron algún tipo de préstamo.

Más allá del contexto atípico actual, que evidencia un claro aumento de los créditos solicitados, los préstamos en línea se posicionan como una herramienta financiera que ha ido escalando en los últimos años como alternativas para solventar urgencias económicas y como oportunidades para cumplir deseos. Sin embargo, a pesar de la demanda hay muchas personas que creen que solicitar un préstamo en línea no es confiable ni seguro. El temor de compartir datos personales en Internet sigue generando inquietudes.

Hombre completa un formulario para solicitar un préstamo en una entidad financiera.
Los préstamos en línea cada vez son más utilizados por las personas por los múltiples beneficios que se obtienen.

A raíz de esto, y entendiendo las preocupaciones de la gente, las entidades bancarias y financieras fueron desarrollando soluciones tecnológicas seguras y confiables. Un consejo: en caso de querer conseguir un crédito online, verificar que las instituciones financieras sean reconocidas.

En la actualidad, varios establecimientos financieros aseguran un servicio de calidad con múltiples beneficios como Bancolombia, Banco de Bogotá, Banco Davivienda y BBVA; además de fintech reconocidas que otorgan créditos como Lineru, Rapicredit y Nequi. En los links podrán ver en detalle qué ofrece cada uno, qué tipo de préstamo en línea es más conveniente y, en caso de solicitar un crédito personal, cuánto es el máximo de dinero que pueden solicitar.

A continuación, te mostramos 6 ventajas de solicitar un préstamo en línea:

1- Son fáciles de sacar

La primera ventaja es la comodidad. Solo basta con tener acceso a Internet para solicitar un préstamo en línea. No es necesario un traje ni una corbata, lo puedes hacer desde la tranquilidad del hogar. Y hoy, con el Covid-19 en las calles, es una buena herramienta para no ir a la sucursal bancaria más cercana.

Por otra parte, las entidades financieras ofrecen todo tipo de créditos en el acto a cualquier hora y todos los días de la semana. Solo basta con completar un formulario, esperar la aprobación y listo, contar con el dinero solicitado en la cuenta bancaria. Dato a tener en cuenta: también es posible enviar una solicitud los días festivos.

2- Mayor seguridad

Si bien los procesos se han digitalizado, hay establecimientos que siguen entregando préstamos tradicionales en dinero en efectivo. Es por eso que, si lo comparamos con el préstamo en línea, es menos seguro. Al hacer el trámite de manera online, los datos se almacenan de forma clara y segura. Tampoco hay riesgos de sufrir una estafa debido a que se entrega la documentación, a pesar de que el modo sea online.

3- Basta de papeleos

A la hora de pedir un crédito tradicional, los bancos o financieras exigen varios requisitos como llevar documentos y fotocopias de los mismos. Además de dejar los papeles y carpetas de lados, vas a ahorrar algo de dinero en las copias. Al manejarse de una manera online, lo único que establecen los bancos (en su mayoría) es firmar un documento de forma electrónica para aceptar las cláusulas estipuladas. Consejo: leer con detenimiento la letra chica de cada contrato y comparar las tasas de intereses entre los distintos bancos y fintech.

4- Pueden ser a corto plazo

En su mayoría, los préstamos en línea se ofrecen con un corto periodo de repago por parte de la entidad financiera, debido a que no cargan gastos adicionales en comparación con la banca tradicional.

Mujer navega en Internet en búsqueda de un préstamo en línea.
Una de las ventajas de solicitar un préstamos en línea es la comodidad, ya que se pueden pedir desde cualquier lugar.

5- Privacidad

Con esta clase de otorgamiento, ya no es necesario preocuparse por mantener los asuntos financieros de forma privada. Al hacer todos los trámites online, los créditos son totalmente privados. Solamente sabrá de la solicitud la entidad al que se lo soliciten. Es una buena ventaja que nadie vea qué clases de movimientos haces en un banco. Además, el asesoramiento es siempre en línea.

6- Dinero en el acto

Por lo general, y si todos los documentos están en regla, la aprobación de los préstamos en línea duran poco tiempo. Así, podrás obtener el dinero solicitado de forma inmediata, un excelente beneficio si se necesita el dinero urgentemente.

Panacash pronto lanzará su aplicación de adelanto de salarios en línea. A parte de los beneficios ya mencionados, podrás recibir un adelanto de nómina sin requerir estar asociado a una empresa o banco específico. Te invitamos a inscribirte en nuestra lista de espera para acceso temprano a la aplicación.

Mauro Fernández

Mauro Fernández

Redactor en Panacash, periodista de Clarín

Mauro es periodista, le apasiona escribir y trabaja para Clarín, el diario más importante de Argentina como Analista de Contenidos en el área de Branded Content.